Guía para un seguro de protección de alquileres perfecto

seguro-de-protección-de-alquileres

Alquilar una vivienda de la cual eres propietario es una decisión que conlleva grandes beneficios económicos. Sin embargo, también existen situaciones que pueden llegar a generar algún que otro dolor de cabeza. Para evitar dichas situaciones, la mejor opción es contratar un seguro de protección de alquileres, también denominado seguro de protección de pagos, una herramienta eficaz ante los posibles problemas que puedan surgir con tus inquilinos. En Housfy disponemos de un seguro de impago del alquiler para garantizar que todo funciona correctamente, acompañado de un proceso de arrendamiento sencillo y eficiente. Te contamos más en detalle a continuación.

¡Alquila seguro y cobra cada mes!0% morosidad. Nos hacemos cargo si el inquilino no paga

Seguro de impago de alquiler: ¿qué es?

El seguro de impago de alquiler es una póliza que protege al propietario de una vivienda arrendada ante los posibles impagos de la renta mensual del inquilino. Además, también cubre cualquier tipo de daño o desperfecto que el inquilino pueda ocasionar al inmueble. Se trata de asegurar que el propietario cobra la renta mensual aunque el inquilino deje de pagarla.

La contratación de un seguro de protección de alquiler no es obligatorio, ya que no existe ninguna legislación en la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) sobre el mismo. Aun así, con el paso del tiempo se ha convertido en un servicio muy común entre propietarios de inmuebles alquilados.

Los servicios que cubre el seguro de protección de alquiler

La contratación del seguro de protección de alquileres no se encarga únicamente de los posibles impagos por parte del inquilino de la propiedad. También encontramos otros servicios relacionados con la protección de la vivienda ante posibles desperfectos. Estas son algunas de las coberturas disponibles en los seguros:

  • Cobertura de mensualidades impagadas.
  • Indemnización por actos vandálicos, robo o daños en el inmueble.
  • Protección contra los enseres de la vivienda.
  • Asistencia jurídica presente ante cualquier problema con el alquiler.

¿Cómo funciona un seguro de protección de alquiler?

El funcionamiento del seguro de protección de alquileres es similar a los seguros de otros ámbitos. En este caso, la contratación del mismo ya menciona la cantidad determinada que el inquilino del inmueble arrendado debe abonar cada mes, así como las situaciones concretas en que el seguro debe intervenir. 

Cómo contratarlo si eres propietario

Contratar un seguro de protección de alquiler conlleva que se genere una gran pregunta; ¿quién debe pagar el importe? Tanto propietario como inquilino pueden hacerse cargo del pago del seguro, pues no existe ninguna ley que lo regule. No obstante, lo más común es que sea el propietario quién se encargue de abonar el importe. 

Además, conviene aclarar que el arrendador siempre será la parte beneficiada a la hora de contratar un seguro de alquiler. Igualmente, el arrendador no puede obligar al inquilino a contratar dicho seguro, aunque sí puede solicitarlo como requisito para el alquiler.

¿Cuál es su precio y duración?

El precio del seguro de protección de impago varía en función del importe con el que se debe indemnizar al propietario. Por tanto, contra más alto el importe del alquiler, más caro será el seguro. De todas formas, el importe es distinto dependiendo de la aseguradora donde se contrate.

En cuanto a la duración del seguro de protección de alquiler, esta puede variar. Normalmente, las aseguradoras ofrecen una cobertura que oscila entre los 6 y 12 meses, aunque podemos encontrar algunas que se extienden hasta los 18 meses.

Escoger la duración del seguro es una tarea importante, pues se trata del período de tiempo en que el propietario queda protegido ante un posible impago del inquilino. Es importante saber que la duración del seguro es independiente y no se corresponde con la duración del contrato de alquiler. 

Requisitos para contratarlo

Pese a ser un trámite sencillo, existen una serie de requisitos para poder disponer del seguro de protección de alquileres. En primer lugar, la aseguradora debe estudiar la solvencia financiera del inquilino. Para ello, solicitará que los siguientes parámetros se cumplan:

  • No estar presente en ninguna base de morosos.
  • Que la renta anual del alquiler sea inferior al 45% de los ingresos anuales netos.
  • Disponer de un contrato laboral cuya duración sea superior a un año.

Asimismo, en caso de contratar el seguro, la aseguradora se encarga de estudiar los posibles arrendatarios para comprobar si serían perfiles válidos como inquilinos.

La importancia del seguro de protección de alquiler

Hoy en día, disponer de un seguro de impago del alquiler es una decisión más que recomendable. No solo se trata de una vía eficaz de gestión del alquiler, también es una forma de evitar las sorpresas inesperadas que podría causar el toparse con un inquilino moroso o la aparición de daños o desperfectos en la vivienda.
En Housfy Alquileres contamos con el mejor seguro de protección de alquiler y con un equipo de expertos que se encarga de proporcionar a nuestros clientes todos los servicios mencionados en esta publicación. También, disponemos de una calculadora de rentabilidad del alquiler para que puedas sacar el máximo partido a tu arrendamiento y compruebes la rentabilidad de tu arrendamiento.

INFÓRMATE GRATIS

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍

Deja una respuesta