Ser avalista solidario: ¿Qué significa?

Avalista solidario

A la hora de alquilar un piso tienes que cumplir con los requisitos que pide cada propietario. Algunos de ellos son comunes para todos los alquileres, como la fianza, nóminas recientes, contrato laboral y tu documento de identidad. Pero puedes encontrarte en algunas ocasiones en las que además te requieran aportar un avalista solidario. En este artículo te explicamos en qué consiste.

¿Que es un aval solidario?

La Ley de Arrendamientos Urbanos, en el artículo 36.5, permite que se incluyan otras garantías con el objetivo de hacer frente a los riesgos por impago: “Las partes podrán pactar cualquier tipo de garantía del cumplimiento por el arrendatario de sus obligaciones arrendaticias adicional a la fianza en metálico”.

Por lo que un avalista solidario es una figura que sirve para garantizar el pago de las mensualidades en el caso de que tú no puedas hacerlo. De esta manera el propietario se asegurará de seguir recibiendo el dinero mes a mes. El avalista tiene la obligación de cubrir el incumplimiento de las obligaciones del inquilino.

Es necesario que en el contrato de alquiler se especifique qué duración tendrán las obligaciones del avalista solidario, y qué se deberá hacer en caso de prórroga. Es decir que si se trata de una prórroga por causa legal en la que el inquilino, pasado un año quiere continuar con el alquiler hasta los cinco años que establece la norma, el avalista quedará obligado durante ese tiempo.

En cambio, si la prórroga se produce pasados los cinco años, es decir, que es voluntaria, si en el contrato no se indica lo contrario, el avalista quedará liberado de sus obligaciones.

¿Qué implica ser avalista solidario?

En un contrato de alquiler, además de los otros requisitos para alquilar un piso, te pueden pedir que aportes un aval. El avalista solidario será quien responda ante el incumplimiento de las obligaciones por parte del inquilino establecidas en el contrato de arrendamiento. Estas pueden ser:

  • La renta mensual
  • El pago de los suministros
  • El pago de los gastos de la comunidad
  • La conservación del inmueble.

En el contrato de alquiler, se debe especificar lo que el avalista puede avalar:

  • Todas las obligaciones del contrato de alquiler.
  • Algunas de las obligaciones del contrato de alquiler.
  • El periodo de tiempo por el cual está obligado a avalar.
  • Si hay una cantidad máxima que puede avalar.

En el caso de que no se especifiquen estas particularidades en el contrato de arrendamiento, el avalista deberá responder íntegramente al incumplimiento por parte del inquilino.

Reclamo al avalista y al arrendatario por renta impagada

Como hemos mencionado anteriormente, es necesario que el avalista solidario haya firmado el contrato obligándose como tal. Cuando el alquiler incluye esta figura, el contrato establece una cláusula que indica su responsabilidad solidaria. El contrato deberá estar firmado tanto por el avalista como por el arrendador y el arrendatario.

En el momento que se produce un impago de alquiler por parte del inquilino, el arrendador deberá requerir de manera fehaciente al avalista el pago de la deuda del arrendatario. El avalista tendrá que saldar la deuda en cuanto reciba el requerimiento del propietario. 

En caso de que no se produzca el pago, el propietario podrá iniciar el reclamo legal contra el avalista y el arrendatario mediante un procedimiento judicial.

¿Cómo dejar de ser un avalista solidario?

Si has firmado un contrato de alquiler como avalista solidario, deberás cumplir con lo estipulado en dicho contrato. Si en el documento se establece que las obligaciones como avalista durarán lo mismo que dure el contrato, incluyendo prórrogas, tendrás que serlo hasta que el contrato venza.

En el caso de que no se especifique nada al respecto en el contrato, deberemos seguir lo indicado en el Código Civil, en el artículo 1851: “La prórroga concedida al deudor (inquilino) por el acreedor (arrendador) sin el consentimiento del fiador (avalista) extingue la fianza”.

Es decir que, como avalista, no podrás renunciar a tu condición mientras el contrato se encuentre en su plazo de duración inicial pactado en el contrato. Una vez llegue la fecha de vencimiento del plazo, el avalista podrá dejar de serlo, si cumple con estas condiciones:

  • Que en el contrato no ponga que debe seguir siendo avalista solidario incluso en los periodos de prórroga.
  • Si el arrendador no ha informado de manera fehaciente al avalista de que el contrato entra en prórroga. En este caso el avalista se desvincula automáticamente de sus obligaciones.

Cuenta con profesionales para alquilar tu vivienda

En Housfy Alquileres contamos con un excelente equipo de expertos en alquileres que te ayudarán y te asesorarán en todo el proceso, siempre informándote de cuáles son tus mejores opciones para alquilar un piso. Si quieres más información acerca de nuestros servicios, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte.

¿Tienes una vivienda para alquilar?¡Cobra, sin excepción, tu alquiler el día 15 de cada mes!
Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍

Deja una respuesta