La pintura puede transformar el aspecto de un mueble. Pintar los muebles es una estupenda opción para modernizar el aspecto de una estancia, además de que será más económico que comprar muebles nueves.

Pero para que de un buen resultado no basta con coger un bote de pintura y una brocha. En este post te explicamos cómo pintar muebles para lograr los mejores resultados y dar vida a tu hogar.

¿Qué necesitarás?

  • Papel de lija o lijadora eléctrica.
  • Imprimación selladora para madera.
  • Rodillo o brocha. ( En caso de que uses rodillo también vas a necesitar las brochas para poder pintar bien los detalles del mueble y las partes más curvas).
  • Trapo.
  • Pintura para madera.
  • Barniz.

El primer paso será lijar el mueble

De esta manera eliminaremos todo el barniz o pintura que pueda tener y prepararemos la madera para poder ser pintada. Asegúrate de lijar siempre en dirección a las vetas naturales de la madera. Para este paso puedes usar tanto una lijadora eléctrica como una manual (fina!) o papel de lija. Para los muebles que tengan bordes redondeados o decoraciones tendrás que usar el papel para evitar dañarlos.

Ten cuidado al lijar, usa lijas de grano medio o fino y procura hacerlo suavemente. ¡No queremos estropear el mueble nada más empezar!

Es muy importante que, después de lijar, retires todo el polvo que se haya podido formar en el mueble, para evitar pintar sobre él.

A continuación, pon una capa de imprimación

Antes de tus pintar muebles de madera es necesario que les des una capa de imprimación selladora que permitirá que la pintura se adhiera bien a la madera. Es por eso que no conviene saltarse este paso. Tan solo será necesario poner una capa de imprimación. En cuanto se seque podrás lijar las posibles gotas o burbujas que se hayan podido formar. Recuerda pasar el paño para retirar el polvo cada vez que lijes.

Y…¡ya puedes pintar!

Pintar Muebles Housfy

Tras estos dos pasos, ¡por fin podrás pintar tu mueble con el color que hayas escogido! Puedes usar tanto una brocha, como un rodillo o hasta pintura en spray. Asegúrate de usar pintura de calidad, de esta manera tu nuevo mueble durará mucho más tiempo en buen estado. Pinta en capas finas, presionando suavemente la brocha o rodillo para evitar la formación de burbujas.

Si tu mueble tiene detalles píntalos con brocha, antes de pasar a pintar el resto del mueble.

Seguramente necesites al menos dos capas para lograr el tono final deseado, pero no desesperes, es mucho mejor aplicar varias capas finas que una gruesa, ya que el acabado será mucho más profesional y delicado.

Puedes lijar entre capas si se han formado burbujas o goteos no deseados. Lija siempre sobre pintura seca, para evitar estropear la capa. Recuerda eliminar el polvo con un trapo.

Espera al menos 24 horas antes de pasar al siguiente punto.

Y para terminar… ¡barniza!

El barniz no solo preservará la pintura, sino que también le dará un acabado más limpio a la pieza. Puedes usar barniz mate si no quieres obtener el tradicional acabado brillante. Si quieres dar un aspecto envejecido al mueble lijándolo un poco hazlo antes de este paso, de esta manera la madera quedará más protegida.

El barnizado puede causar burbujas en la superficie del mueble. Para evitarlas usa una brocha de calidad, no agites el bote justamente antes de comenzar a barnizar (espera unos 10 minutos) y aplícalo en pinceladas cortas y suaves.

Y…¡voliá! Ya tenemos nuestro nuevo mueble, totalmente modernizado por nosotros mismos. Ahora ya puedes pintar muebles en tu casa y obtener los mejores resultados. Recuerda buscar materiales de calidad para conseguir el acabado perfecto.

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍