¿Se puede cambiar de hipoteca fija a variable?

se-puede-cambiar-de-hipoteca-fija-a-variable

La evolución del Euríbor está afectando a los tipos de interés de los préstamos hipotecarios, cosa que ha influido en muchos aspectos. Frenar la inflación es uno de los retos a los que se enfrentan las entidades bancarias ¿qué pasa con los intereses ahora? Son muchos los factores que influyen a la hora de tomar una decisión. Contratar una hipoteca es una elección muy complicada y que requiere tiempo. Es importante analizar todos los métodos de financiación que existen y elegir el más adecuado en cada caso. No obstante, una vez contratas un préstamo puede que surjan dudas igualmente, ¿se puede cambiar de hipoteca fija a variable y viceversa? No te preocupes porque en el artículo de hoy veremos en qué consisten los métodos más conocidos y si hay opción de cambiarlos una vez ya los has conseguido ¡Empecemos!

Se puede cambiar de hipoteca fija a variable: definición de conceptos

Tomar la decisión de comprar una vivienda es una decisión muy complicada, y más aún en la situación actual de incertidumbre. No obstante, quieres empezar una nueva etapa, tienes los ahorros suficientes y decides ponerte a la búsqueda de la casa perfecta. En el momento en el que encuentras el piso de tus sueños, quieres comprarlo de forma inmediata. Pero falta dar un paso decisivo, pedir una hipoteca que se adapte a tu situación financiera. En muchas ocasiones no sabemos qué es mejor una hipoteca fija o variable. Para conocer la respuesta debemos tener en cuenta la situación del mercado y entender qué ofrece cada uno de los tipos.

Hipoteca fija

En primer lugar, hablamos de qué es una hipoteca fija. Tal y como el nombre indica, se trata de un préstamo hipotecario en el que se aplica el mismo tipo de interés a lo largo del tiempo. Por lo tanto, aunque los tipos de interés suban o bajen, tú siempre pagarás la misma cuota mensual. Al ser un producto estable, esto permite que el comprador se pueda planificar con más tranquilidad. El plazo de amortización en este tipo de hipotecas no suele superar los 30 años. En cualquiera de los casos, la mejor opción es utilizar una herramienta de simulación para calcular tu hipoteca, para una mayor estabilidad y seguridad. Sin embargo, después veremos que siempre se puede cambiar de hipoteca fija a variable y viceversa. 

Hipoteca variable

Por otro lado, las hipotecas variables se calculan en base a un índice de referencia, que suele ser el Euríbor, más un diferencial fijo. Por lo tanto, el importe de las cuotas mensuales varía en función del valor del Euríbor en el momento de calcularlas. Cabe destacar que los plazos de amortización de este tipo de préstamos suele ser más extenso. Aunque la desventaja principal es que no se pueden predecir las cuotas que vas a pagar, y, pueden encarecerse notablemente en caso de que el índice de referencia, en este caso el Euríbor, experimente una subida drástica. Que, actualmente, debido a la inflación, es lo que estamos viviendo. Así pues, en el siguiente punto analizaremos en qué punto nos encontramos. 

Situación actual: Euríbor 2022

Como hemos comentado anteriormente, a día de hoy la inflación sigue disparada, por lo tanto, los tipos de interés también experimentan grandes subidas. En esta situación nos preguntamos ¿qué es mejor hipoteca fija o variable? No hay una respuesta segura. En abril de este año el Euríbor alcanzó niveles positivos desde hacía mucho tiempo. Eso ha provocado que nos encontremos en un panorama cambiante. Es por eso que en muchos casos se opta por pedir una hipoteca fija para una mayor tranquilidad, ya que las cuotas no se modificarán por mucho que los intereses suban o bajen. Por otro lado, la gente con préstamos a tipo variable se enfrenta a grandes aumentos de sus cuotas mensuales debido a los valores actuales del Euríbor. La respuesta depende de la evolución del Euríbor 2022 y de las previsiones a largo plazo. Es por eso que las entidades bancarias llevan meses mejorando sus hipotecas variables y encareciendo los intereses de los préstamos fijos. 

¿Cómo se puede cambiar de hipoteca fija a variable?

La respuesta es que sí, hay dos opciones comunes para cambiar de hipoteca fija a variable: con una novación de hipoteca, una subrogación o mediante un nuevo préstamo. 

  • En el primer caso, la novación de hipoteca consiste en cambiar las condiciones de tu hipoteca con la misma entidad bancaria con la que la habías contratado. Hay diferentes cambios que se pueden hacer en una novación, uno de ellos, cambiar de hipoteca fija a variable. Eso sí, hay que asumir los gastos correspondientes asociados a la notaría y registro, además, el banco puede solicitar una comisión que debe abonarse en los tres años siguientes. 
  • Otra manera es hacer el cambio por subrogación hipotecaria, que, en este caso sí que implica cambiar de banco. Puede darse el caso que la entidad iguale las condiciones que te ofrecen los otros bancos, con lo cual tienes que analizar bien las condiciones y ver si te sale a cuenta o no. Se trata de un proceso más caro ya que entran en juego más factores. 

Mejora las condiciones de tu hipoteca con Housfy

De todos modos, si has contratado un préstamo a tipo fijo pero quieres modificarlo, puedes estar tranquilo ya que puedes cambiar a una hipoteca variable o viceversa. Sabemos que dada la situación actual, elegir el mejor préstamo hipotecario es una decisión complicada y que a veces no estamos conforme. En Housfy Hipotecas te ayudamos a mejorar tu hipoteca para que se adapte a tu perfil financiero en cada momento. Contacta con nosotros sin ningún tipo de compromiso.

Mejoramos tu hipoteca y te ayudamos a ahorrarNegociamos tu hipoteca fija o variable entre ofertas de más de 20 bancos
Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍

Deja una respuesta