¿Todavía no has podido vender piso y ya has encontrado la futura casa de tus sueños? Puede que sea una situación un tanto extraña, y que no siga el orden más lógico, pero no todos los días encuentras un hogar hecho a tu medida. Si te ves en una situación como esta, no dejes perder la oportunidad y quédate con él. Gracias a la hipoteca puente, podrás unificar dos hipotecas en una sola y más barata hasta que encuentres un comprador interesado. ¿Quieres saber más? No te pierdas este blog.

Consigue la mejor hipoteca

Qué es una hipoteca puente

La hipoteca puente es un producto financiero que permite aglutinar dos hipotecas en una pagando una cuota reducida. Este tipo de operación se da cuando una persona que todavía no ha podido vender su antigua propiedad quiere comprar otra vivienda. En este caso, y mientras no consiga venda la antigua vivienda, podrá pedir una hipoteca de estas características.  

Cómo funciona la hipoteca puente

La hipoteca puente tiene un funcionamiento muy sencillo. El banco unifica la hipoteca de tu antigua y de tu nueva casa en un único préstamo hipotecario. Dicho préstamo tendrá una duración de entre seis meses y cinco años como máximo. Si durante el plazo estipulado se consigue vender la antigua vivienda, se liquidará la hipoteca inicial y se constituirá una nueva para seguir pagando la actual vivienda. 

Cambio de vivienda. Hipoteca puente.

El dinero de la venta servirá en primera instancia para liquidar el préstamo inicial y en segunda instancia para dar la entrada del nuevo préstamo. Mientras no se venda la antigua casa y se esté dentro del plazo la cuota hipotecaria servirá sólo para pagar intereses. Así pues, durante este plazo, se paga una cuota de un importe muy inferior al que resultaría de sumar las dos cuotas hipotecarias por separado. 

Al terminar el periodo de carencia

Si el plazo estipulado en el contrato, conocido como periodo de carencia, se termina sin que el propietario haya podido vender su antigua casa, las condiciones iniciales se pierden. En este momento la cuota pasa a ser mucho más elevada ya que no sólo pagas intereses. También estarás pagando el importe de dos viviendas. 

En caso de no poder hacer frente al importe del préstamo, la hipoteca puente coge como garantía de pago ambas propiedades, por lo que podrías llegar a perderlo todo. Por ello es importante que antes de pedir un crédito puente, estés seguro que vas a poder pagar la hipoteca si no consigues vender la primera vivienda. 

 Ventajas y desventajas de una hipoteca puente

Las ventajas son claras. La hipoteca puente te permite comprar una nueva casa sin haber tenido que vender tu antigua vivienda antes. Te da un margen para que puedas vender piso al mejor precio y encontrar un comprador con tranquilidad. Además te lo permite hacer aglutinando dos préstamos en uno en unas condiciones muy pero que muy buenas. 

Como desventaja está el riesgo que esta operación contrae. En caso de no haber podido vender piso durante el periodo de carencia el importe de tu cuota mensual crecerá bastante y aumenta el riesgo de impago. Al tener las dos viviendas hipotecadas, se puede llegar a perder todo si el impago persiste en el tiempo.   

Todos los bancos dan una hipoteca puente   

Desafortunadamente, no todas las entidades financieras están dispuestas a ofrecer una hipoteca puente. Si tu banco, sí que está dentro de este selecto grupo, estás de enhorabuena pero si no, existe una solución para todo. 

En Housfy, podrás buscar tu piso ideal dentro de toda nuestra amplia oferta de viviendas. Pondremos en venta tu piso para que lo vendas en el menor tiempo posible y puedas conseguir la mejor de todas las hipotecas gracias a los servicios de nuestros asesores financieros. Si necesitas vender piso rápido para adquirir tu nueva casa Housfy es tu alternativa

banner hipoteca puente

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍