¿Qué es el gravamen y qué tipos hay?

que-es-gravamen

A la hora de comprar una vivienda, es importante asegurarse de que no haya gravámenes incluidos. Por lo tanto, debe ser el comprador potencial el encargado de revisar que no hay impuestos pendientes de pago. De este modo, es conveniente saber de lo que estamos hablando. A continuación, te contamos qué es gravamen y los tipos más comunes que afectan a un inmueble.  

¿Qué es gravamen? 

La palabra gravamen proviene del latín y significa carga. Por lo tanto, hablamos del impuesto que se aplica a un inmueble. Es el porcentaje que indica la cuantía de un tributo que el contribuyente deberá abonar al Estado.  

Finalidad

Una vez sabemos qué es gravamen, debemos saber que su función es poder financiar el gasto público, es decir, el Estado mediante el cobro de los gravámenes cubre el gasto de las Administraciones Públicas. Dicho en otras palabras, con el gravamen calcularemos la cuantía de impuestos que tenemos que pagar a nuestros poderes públicos.  

Tipos de gravamen

Un gravamen es una carga, es decir, una limitación impuesta sobre un bien inmueble con el fin de garantizar su obligación. Los gravámenes de una propiedad se inscriben y quedan registrados mediante la Escritura Pública firmada ante un notario. No obstante, existen diferentes tipos de cargas. A continuación, entramos un poco más en detalle en los tipos de gravámenes:

  • Gravamen específico. Se trata de una cantidad fija. Se utiliza para bases imponibles no dinerarias.
  • Gravamen porcentual o alícuota. La base imponible es de carácter monetario. Dentro del cual, tenemos el fijo y el variable. El primero es un impuesto proporcional a la cuantía, es decir, el IVA. En cambio, el variable es progresivo, como es el IRPF.

Hay que tener en cuenta, que en el caso de las viviendas, la hipoteca también es un gravamen. Porque aunque no deja de estar en manos del deudor, es una garantía de pago y no impide el registro de otros actos sobre la vivienda. 

Impuestos al vender una vivienda

Tener la vivienda sin gravámenes es algo fundamental para su venta. De este mismo modo, es importante tener todos los impuestos pagados. En esta ocasión, nos centraremos en los impuestos por venta de vivienda

IRPF

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, es decir, la ganancia o la pérdida patrimonial en la venta de un inmueble, deberá reflejarse en la declaración de la renta. La ganancia se determinará, por norma general, por la diferencia entre el valor de transmisión y el de adquisición. En este caso, el IRPF se pagará en el año siguiente a la venta. 

Plusvalía municipal

Este es un impuesto que recae sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana. Es decir, es la manera de gravar la revalorización que experimenta dicho inmueble a lo largo de los años transcurridos desde la última transmisión. Para calcular plusvalía municipal, se debe saber el valor catastral, que viene establecido en el recibo del IBI.  

Se debe pagar dentro de los 30 días hábiles siguientes a la venta. Al ser un tributo municipal, hay que tramitarlo con el Ayuntamiento correspondiente. Si se trata de vender un piso heredado, serán los herederos los encargados de pagar este tributo.

IBI

El Impuesto sobre Bienes Inmuebles es un tributo que se impone al titular de los derechos sobre un inmueble, por lo tanto, grava la titularidad de una propiedad. Entonces, quién paga el IBI cuando se vende un piso. Para saberlo, hay que tener en cuenta que cada Ayuntamiento aplica su normativa, pero por norma general, se hace el pago el 1 de enero. En consecuencia, corresponde al propietario en ese momento. Asimismo, se puede negociar, aunque lo más común es que el dueño de la vivienda lo asuma y lo deje listo sin ninguna deuda. De este modo, la compraventa se hará de forma más rápida. 

Libre de gravamen

Por lo tanto, si la vivienda no tiene ningún tipo de impago ni de hipoteca, podemos considerar que es un inmueble libre de gravamen. Dicho en otras palabras, significa que el inmueble no está gravado, de tal modo que, está libre de cargas. Se trata de una ventaja a la hora de tramitar la compraventa, ya que significa que puede adquirirse sin ningún inconveniente. 

Certificado de Libertad de Gravamen

Este documento define la situación en la que se encuentra el inmueble. Su función es acreditar que una vivienda está libre de deudas y de problemas legales con alguna entidad bancaria o Hacienda. Es decir, comprobar que la propiedad no tenga inscrita ninguna fianza, hipoteca o cualquier otro tipo de gravamen.

La recopilación de estos datos se lleva a cabo en el Registro de la Propiedad, y cualquier persona puede solicitarlo. 

No obstante, vender un piso siempre conlleva dolores de cabeza; preparar toda la documentación o liquidar gravámenes, nunca son tarea fácil. Es por ese motivo que lo mejor es dejarlo en manos de los mejores expertos para que te asesoren. En Housfy contamos con el mejor equipo, que te ayudará a vender tu piso de forma rápida y ahorrándote las comisiones. ¡No dudes en contactar con nosotros!

Consigue el máximo beneficio de tu alquilerUtiliza nuestra calculadora y descubre la rentabilidad del alquiler de tu vivienda
Vende tu piso más rápido y ahorra en comisionesVende en 60 días y paga 4.490€ solo si vendes
Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍

Deja una respuesta