Vivienda cooperativa: ventajas y desventajas en su adquisición

comprar vivienda cooperativa

La opción de comprar una vivienda cooperativa es cada vez más común en las personas que deciden invertir en inmueble. Esta iniciativa fue muy usual hace años, cuando tuvo un gran boom para después quedarse en casos anecdóticos durante mucho tiempo, pasando a un segundo plano. Sin embargo, es una alternativa que vuelve a despuntar hoy en día con fuerza.

Cada vez hay más personas que se interesan por esta opción de vivienda, por eso es interesante conocer a fondo las ventajas y desventajas de esta modalidad de compra antes de embarcarse en ella, por esto mismo, se busca información constantemente a la espera de poder obtener la valoración adecuada ante esta decisión. En este artículo vamos a analizar las características de adquirir una vivienda cooperativa con sus pros y contras para que puedas tener el concepto más claro y comprendas tus posibilidades reales.

¿Qué es una vivienda cooperativa?

La cooperativa no deja de ser una unión de varias personas que tienen la intención de llevar a cabo una actividad empresarial en conjunto. Cuando hablamos de la vivienda cooperativa, esto se traduce en una agrupación de inmuebles.

El funcionamiento se basa en una colaboración por todos los socios que la integran realizar esta actividad. A efectos prácticos, lo que se hace es buscar un terreno que sea de interés para todos los integrantes y una constructora que lleve a cabo el proyecto en su conjunto

Para ello, lo más interesante es hacerse también con algún tipo de empresa gestora que ejecute la administración o gestión de las obras.

Las ventajas de la vivienda cooperativa

Cuando los interesados deciden apostar por la vivienda en régimen de cooperativa, lo hacen fundamentalmente pensado en las ventajas que proporciona, ya que son numerosas. Aquí te exponemos las más importantes.

La economía

Las personas que optan por este tipo de adquisición se ahorran varios trámites de por medio y compran la vivienda de manera directa, por lo tanto, el precio va a ser mucho más similar al precio de coste. De esta forma se evitan los incrementos derivados de promotoras, inmobiliarias y demás factores encarecedores.

El aspecto fiscal

Las actividades en cooperativa tienen determinados beneficios fiscales y permiten planificar mejor los costes de la compra de las viviendas. En concreto, esta modalidad está exenta de pagar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) y también el IVA de la adquisición del suelo.

La capacidad de decisión

Como eliminamos de la ecuación a la figura del promotor, la persona involucrada en una vivienda cooperativa tendrá la batuta a la hora de decidir sobre el diseño del inmueble o sus características. Algo que da mucha libertad y suele compensar en estas inversiones a largo plazo, cuando el destino es habitar las casas que se van a construir.

Las desventajas de la vivienda cooperativa

Conviene no dejarse deslumbrar únicamente por las ventajas de esta forma de adquirir una vivienda, pues, como ocurre con todo, en este sentido también hay que contemplar las desventajas que presenta. Con esto obtendrás una visión más realista del tipo de proyecto en el que te vas a embarcar. Aquí te exponemos las principales.

El coste inicial

En las viviendas cooperativas se debe pagar un tanto por ciento inicial antes de que comience la obra, por lo que es importante tener este gasto en cuenta. Lo ideal es disponer de capital ahorrado y suficiente para afrontarlo antes de sumarse a esta iniciativa.

La posibilidad de fraude

Para hacer esta operación es crucial permanecer dentro del marco legal vigente, es decir, que la cooperativa esté registrada en el Registro de Cooperativas de tu Comunidad Autónoma. Debemos contemplar que todo sea correcto para no meternos en problemas y para operar con socios que sean fiables.

El precio variable

Al hacer la construcción de las viviendas desde el principio pueden surgir muchos imprevistos, por lo que el precio estimado inicialmente puede ser inexacto y es habitual que se pague más cuando lleguen los procesos reales de la elaboración del proyecto. Esto es algo que no sucede cuando compramos una vivienda directamente, pues se acuerda el coste y este es inamovible.

Conclusiones de la vivienda cooperativa

Comprar una vivienda cooperativa puede ser una apuesta muy inteligente si se cuenta con el capital y se tienen socios muy sólidos con los que colaborar en armonía. En cambio, hay que tener en cuenta los impedimentos que puedan surgir a lo largo del proyecto, los gastos imprevistos y la posibilidad de que algunos integrantes no sean de nuestro agrado. Lo ideal es evaluarlo todo bien antes de tomar una determinación y ver si en el caso particular compensa.

Ante la duda, comprar una casa de obra nueva será una apuesta segura que garantizará un precio cerrado y la obtención de la construcción deseada desde el primer momento, sin sorpresas inesperadas.

En Housfy contamos con una gran cartera inmobiliaria de viviendas de obra nueva a la venta en la que podrás encontrar ese activo inmobiliario que estabas buscando para conseguir sacar la mayor rentabilidad a tu inversión.

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍

Deja una respuesta