Existe una gran tradición y experiencia en la construcción de viviendas de madera en gran parte de los países del norte de Europa, ya que se trata de una de las opciones arquitectónicas que mejor se adaptan a los climas fríos. Sin embargo, cada vez es más usual encontrarlas en cualquier entorno.

El uso de la madera en construcción es un procedimiento ventajoso para el medio ambiente, ya que se trata de un material natural y renovable. Además, si se mantiene un equilibrio y se establece una producción responsable —compensando la tala con la plantación de nuevos árboles— se convierte en una opción de lo más ecológica.

Las técnicas han avanzado mucho en los últimos años y aunque es habitual que este tipo de viviendas tengan un aspecto más bien rústico, actualmente se consiguen diseños verdaderamente modernos, pero igualmente con una increíble integración en el paisaje.

Lectura recomendada:  Características de las casas sostenibles ecológicas

Si quieres iniciar un proyecto inmobiliario y estás pensando en apostar por esta opción sostenible y económica, esperamos que conocer las ventajas de este material te ayude a despejar tus dudas.

Regulación de la humedad

El bienestar y el confort que te aportarán una casa de estas características se debe en parte a la capacidad higroscópica de la madera, ya que este factor posibilita una favorable regulación de la humedad del interior de la vivienda. Esta absorción permitirá que las temperaturas extremas se hagan más soportables.

Buen aislamiento 

La madera es un excelente aislante térmico, por lo que este tipo de casas ofrecen una eficiencia energética superior, consiguiendo mantener el calor en invierno y la frescura en verano. El ahorro conseguido en aire acondicionado y calefacción suele ser de entre un 50 y 60%.

viviendas de madera

Además, la madera también es un buen aislante a nivel acústico, lo que puede ser una gran ventaja en determinados entornos con elevada polución acústica.

Lectura recomendada:  ¿Hasta qué hora se puede hacer ruido en casa?

Menor mantenimiento

Este tipo de viviendas requieren un mantenimiento menor que las casas construidas con otros materiales. Además, estos cuidados pueden evitarse o reducirse si se instala un buen cerramiento tipo chapado y se protege la madera con un buen barniz resistente a los rayos UVA.

Gran durabilidad

La madera es un material ligero, aunque con una gran resistencia mecánica y capacidad de protección. Estas casas presentan una mayor durabilidad que otros materiales, ya que resisten el deterioro producido por factores externos, como el sol, el viento o la humedad. Evidentemente, su perdurabilidad será superior si la madera es sometida al mantenimiento y tratamientos adecuados.

Lectura recomendada:  Trucos para evitar la aparición de humedades en casa

Además, contrariamente a lo que se tiende a creer, la madera presenta una mejor resistencia al fuego, ya que gracias a tratamientos con sustancias ignífugas su combustión es más lenta, equiparándose a la del cemento o el hormigón.

Rápida construcción 

El proceso de construcción de una vivienda de estas características es mucha más ágil y requiere menos operarios, ya sean casas de madera construidas in situ o prefabricadas. En este último caso, la opción de poder cambiarlas de lugar también las convierte en una fantástico recurso de menor impacto ambiental.

viviendas de madera

 

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Recomendamos