6 Pasos para comprar una primera vivienda para alquilar después

6 Pasos para comprar una primera vivienda para alquilar después

Comprar una primera vivienda para posteriormente alquilar un piso de forma segura estaría considerado como un tipo de inversión. Con los servicios de Housfy estarás acompañado por los mejores profesionales del sector, los cuales conseguirán agilizar todo el proceso para alquilar tu vivienda. En este artículo te daremos esos 6 pasos para comprar una primera vivienda para alquilar después. Estos te ayudarán a obtener la máxima rentabilidad de tu alquiler y te resolverán esas dudas que puedan surgirte al respecto.

Consigue el máximo beneficio de tu alquilerUtiliza nuestra calculadora y descubre la rentabilidad del alquiler de tu vivienda

Comprar una primera vivienda para alquilar después

Invertir en vivienda sin tener una pauta previa podría repercutir negativamente en tus objetivos. Contar con buenos profesionales en el proceso de compra como contratar una gestión de alquileres con una inmobiliaria digital en el momento de alquilar te ayudarán a prevenir imprevistos. A continuación, te enumeramos las pautas:

1. Tener los ahorros suficientes 

Adquirir una vivienda para más tarde arrendarla es una operación que puede dar buenos beneficios y resultados. En cualquier caso, la compra de una vivienda necesita un gran desembolso de entrada. Según tu cantidad de ahorros tendrás dos opciones. En primer lugar, comprar una vivienda al contado, es decir, comprarla sin pedir un préstamo. Y en segundo lugar, pedir una hipoteca para que te ayude a financiar el inmueble. Normalmente, no se tiene el 100 % del precio total de la vivienda en nuestros ahorros. Por ello, la opción más común es pedir un préstamo hipotecario al banco.  

2. Cumplir los requisitos para pedir una hipoteca

Pero, ¿cómo funciona la financiación?, ¿qué factores nos tendrán en cuenta para pedir el préstamo? A continuación, te enumeramos los requisitos que tendrás que evaluar antes de pedir la hipoteca: 

  • Gozar de una buena solvencia económica.
  • Tener ingresos fijos y suficientes para pagar las cuotas.
  • Que la cuota de la hipoteca no supere el 35% de tus ingresos mensuales.
  • Tener ahorrado al menos el 30% del precio de la vivienda.
  • Tener un buen historial crediticio.
  • Aportar avales o garantías extra.

3. Elegir el tipo de hipoteca que más nos interese 

Para pedir un préstamo hipotecario tendrás que tener bien claro los tipos de hipotecas que existen y los intereses que apliquen en cada banco. Te aconsejamos que dediques el tiempo suficiente para escoger el banco y el tipo de hipoteca. Es una decisión transcendental, aunque hoy en día mejorar tu hipoteca o cambiar tu hipoteca de banco es posible. Sin embargo, si puedes gestionar las condiciones más afines a ti desde el principio seguro que te ahorrarás dinero y tiempo. En cualquier caso, te comentamos de forma breve que existen tres: 

  • Hipoteca fija: el interés no varía en la duración del pago del préstamo.
  • Hipoteca variable: el interés varía en algún momento, generalmente está referenciado al euríbor.
  • Hipoteca mixta: el tipo de interés se mantiene fijo durante los primeros años del préstamo, y el resto de años hasta su vencimiento se aplicará un tipo de interés variable.

4. Escoger el momento adecuado para comprar

Las mejores técnicas para hacer una inversión de este tipo es estar al tanto del mercado de forma constante. Para ello te recomendamos que estés mirando los portales en Internet o en las agencias inmobiliarias los precios de las las viviendas. Encontrar la casa de tus sueños es posible pero solo si estamos al día.

Otro factor que puede determinar cuándo comprar, es el contexto actual. Es decir, siempre tenemos que valorar la situación económica de forma global y local. No es lo mismo comprar una primera vivienda para alquilar en una bajada de precios que en una subida, o si por ejemplo, suben los tipos de interés

5. Seleccionar una buena ubicación del piso a comprar 

Para saber dónde es más rentable comprar para alquilar tendrás que tener en cuenta que puede depender de muchos factores. Entre ellos, es importante que la ciudad esté muy solicitada, es decir, que por alguna razón la ciudad tenga mucha demanda en alquiler. Además de la ciudad, la zona concreta donde se sitúe la vivienda también será muy determinante. Por ejemplo, comprar una vivienda en el centro o en un barrio accesible y tranquilo. Te aconsejamos también que contemples contratar una gestión de alquiler integral, de esta manera podrás llevar un mejor control de los trámites de alquiler.

6. Calcular la rentabilidad del alquiler

Una vez hemos calculado el capital para hacer frente a la compra, tenemos que calcular la rentabilidad del alquiler para superar esa inversión. Para calcularla, además de la inversión previa que has empleado en la compra de una vivienda y lo que pagues de hipoteca, tendrás que sumarle: 

  • Los gastos fijos: entre ellos puedes encontrar los gastos de comunidad, seguros de alquiler, el IBI o costes de administración de alquiler.
  • Los gastos de mantenimiento: son los gastos relacionados con las reparaciones, la puesta a punto o las derramas.

Dar el paso con los mejores profesionales

Vender o alquilar son dos procedimientos que en la mayoría de ocasiones supone un gran esfuerzo. Si vas a comprar una primera vivienda para alquilar y tienes dudas, en Housfy Alquileres contamos con los mejores profesionales para hacer realidad tus proyectos y aconsejarte con todas las opciones existentes. Porque encontrar la casa que estás buscando y que tenga rentabilidad económica es complejo pero no imposible al lado de los mejores profesionales. 

INFÓRMATE GRATIS

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍

Deja una respuesta